24/07/2013

Superar la discapacidad fabricándose un brazo

 

“Nadie más que una persona con discapacidad sabe la necesidad de una persona con discapacidad” estas palabras las pronuncia Ángel Sanguino, un chico venezolano que perdió el brazo en un accidente y decidió fabricarse uno nuevo que se adaptara a sus necesidades y actividades cotidianas.

Ángel diseñó un brazo mientras estaba haciendo tratamiento en terapia intensiva. Su tío, ortoprotesista profesional, fue quien desarrolló el proyecto con materiales que le habían sobrado de otras prótesis. Posteriormente, Ángel adaptó unos sensores que se activan con el movimiento de su clavícula.

El nuevo ‘brazo’ lo usa casi en exclusiva para trabajar. Además,  le instaló unas pinzas, una lupa y una prensa gracias a la cual puede sostener objetos, como por ejemplo el teléfono móvil con el que trabaja cada día.

Ángel es ingeniero y se dedica a reparar móviles; antes del accidente unos seis durante el día y ahora cuatro. Recuerda que después del accidente los médicos le decían que se tendría que dedicar a otra cosa porque con un solo brazo no podía trabajar, pero él no se resignó.

Inglaterra le ha fabricado la prótesis que podrá utilizar para su vida fuera del trabajo. Ángel es consciente que ha puesto en marcha una maquinaria difícil de parar, “Yo estoy haciendo estas especies de prótesis para mí, pero si algún día alguien quiere que yo le haga una, con los ojos cerrados se la adapto a su manera de vivir, a su trabajo, para ayudarlo”.

Sus planes antes del accidente eran independizarse, crear un negocio y presentarse a audiciones para una película.

Ahora sus proyectos han dado un giro, mientras trabaja en la tienda de electrónica dedica tiempo a montar sus prototipos y además se ocupa de su hijo de cinco meses.

Su objetivo es “recuperarme lo suficiente para hacer otro proyecto que tengo en papel que es una silla de ruedas más eficiente que la que existe, con más funciones, y se la voy a donar a un muchacho que la necesita”

Actitudes emprendedoras como las de Ángel Sanguino son las que se necesitan para ir sonriendo a la vida.